Inicio > Documentos > 10_04_07_Raquel

-
"Si yo tuviera el corazón
el corazón que di
si yo pudiera como ayer
querer sin presentir"



Estas palabras van, sin duda, acompañadas de su correspondiente melodía en la mente de nuestros
lectores.
Muy sentimental el texto, muy al rojo vivo, como todo lo discepoliano, se nos mete hondo en el corazón y nos hace vibrar al unísono con ese "Uno" que mira pasar una nueva oportunidad de ser feliz sin atreverse a pagar el riesgo de dolor y desilusión que implica.

¿Y si Discépolo, en lugar de decir: "Si yo tuviera el corazón..." hubiera dicho: "Si yo tendría el corazón..." o "Si yo podría como ayer..." de acuerdo con el uso tan generalizado en la actualidad?
¡Qué horror! Sobre todo, qué pena.
La categoría de todo ese texto popular, pero tan válido, tan argentino, hubiera desmerecido de golpe, afectado por semejante vulgarismo.

Es que Discépolo, en sus tangos, maneja la lengua usual coloquial reproduciendo sus particularidades fonémicas, así como usa términos del lunfardo (en "Cambalache", por ejemplo) pero su estructura sintáctica es en general sólida, castiza.
En una oportunidad, no hace mucho tiempo, conversábamos con un viejo vecino de la zona rinconera, criollo formal, respetable y respetuoso a la antigua usanza, quien nos decía con toda naturalidad, refiriéndose a las andanzas de cierto paisano suyo:
"Si yo hubiera sido otro, lo habría denunciado".

Su sentido de la amistad, que implica lealtad, se lo había impedido, agregando: "Si yo lo hubiera visto en ese momento, le habría llamado la tención".

¡Claro, don Martín! "Si yo hubiera sido..." y "Si yo lo hubiera visto" porque usted es un viejo criollo que habla el castellano sin mucha escuela, pero con sana costumbre, de acuerdo con los usos tradicionales.
En cambio, en la actualidad, las formas verbales terminadas en `ría´ para establecer la condición, nos invaden por todos lados.
Las escuchamos por radio, por nuestras emisoras locales: "Si habría que hacer un pronóstico...", "Si tendríamos que poner un número como calificación...".
Por supuesto, se trata de comentarios de fútbol...Pero no son sólo nuestros comentaristas deportivos los acreedores al reproche. Aunque los porteños evitan en general esta construcción viciosa tan generalizada en los niveles populares de la capital, el tal "habría", o "tendríamos" o "podría" se nos aparece de pronto en boca de un comentarista político de la importancia de Bernardo Neustadt en sus audiciones matinales por Radio Mitre.
La última vez que lo registramos con toda claridad fue el pasado miércoles 2 de julio a las 8 de la mañana, cuando refiriéndose al hecho comprobado de que nunca un gran periodista ha sido merecedor de una tapa de revista, citó los nombres de los conductores y responsables de "Realidad 81", "Buenas noches Argentina", "60 minutos" -modestamente, no se propuso él mismo- y remató su observación con esta frase, del estilo de las que acostumbra usar como alfilerazos que deja clavados en la mente de los escuchas: "Este tema, si lo manejaría una vedette, ¿qué haría?".

Era evidente su intención de connotar que en el mundo de los periodistas puede haber envidias tan feroces como en el de las estrellas del espectáculo frívolo. "Si lo manejaría...", en lugar de "si lo manejara...", como lo
exige la correcta sintaxis, ¡y en boca de Neustadt! ¿Cómo no queremos que esta grave incorrección se difunda y se arraigue?.

Este rasgo vulgar que hoy señalamos puede parecer a muchos no demasiado grave; pero lo es, y en grado sumo. Son muy serias las consecuencias de los errores sintácticos.

Podemos vestir nuestra lengua con los términos usuales en nuestro país o en nuestro medio, incluso podemos hablarla con las particularidades fonémicas de nuestra región; pero todos estos rasgos dialectales, siempre que no sean excesivos, sólo le habrán dado color local a nuestra habla sin llegar a escindir la necesaria y deseable unidad idiomática.

Pero si rompemos la estructura del edificio de nuestra lengua con construcciones viciosas, con errores sintácticos de la naturaleza del que comentamos, estaremos afectando su estabilidad, ya que sin darnos cuenta, puede caer fragmentada en múltiples dialectos nuevos, incomprensibles entre sí, irreconciliables.


Si quieres dejar un comentario, da atrás en el navegador o pincha aquí.


Lo que el viento se llevó
<Enero 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
             


Aquí escriben:
  • Anónima
  • El Rodríguez -blog-
  • Nfer


  • Últimos comentarios
  • febre em bebe en Milagros, Naturaleza y Ciencia
  • seomaster en Milagros, Naturaleza y Ciencia
  • camilajohnson en Milagros, Naturaleza y Ciencia
  • Punam Malik en [campus navideño] Día 1
  • Pragya en [campus navideño] Día 1
  • Piyali Shah en [campus navideño] Día 1
  • Nupur en [campus navideño] Día 1
  • Anjali en [campus navideño] Día 1
  • Kanika en [campus navideño] Día 1
  • Aimee Fernindis en [campus navideño] Día 1

  • Blogalia

    Blogalia




    View My Stats

    Nos gusta dispersarnos en estos sitios ¡y en otros!
  • ::Fabio.com.ar:: (Fabio Baccaglioni)
  • Almada de noche (Almada)
  • Atalaya (JJ)
  • Babayaes (Xac)
  • Bloxito (Malambo)
  • chez Thëtée (Thelma Contino)
  • Cambalache - La vidriera irrespetuosa (Zifra)
  • Cuaderno de bitácora (rvr)
  • Desbarradas de Akin
  • Dulce de Leche
  • Ego,Dem (Dem)
  • El Forastero
  • El Macasar (senior citizen)
  • El Lobo Rayado
  • Evolucionarios (BioMaxi)
  • El PaleoFreak
  • Facdeiuser (GraneC)
  • FotoLuz (Glauka)
  • GATTACA (HighToro)
  • Gradicela (Peke)
  • Guerra a la penumbra (Nat)
  • Hellcenter (Fabián)
  • La cosa húmeda (Algernon)
  • La Divina Comedia (Vailima)
  • Lolaberinto(Lola)
  • Comida ecléctica(Mar)
  • Notas en el margen (Nat)
  • Pluma y Pixel (Sofocador)
  • Psicofonías (Psicobyte)
  • Reflexiones e irreflexiones (fernand0)
  • Sauria
  • Sin que sirva de precedente(Jaio)
  • Tejedora
  • Todo lo sólido �se desvanece en el aire (Ylek)
  • Una cuestión Personal (Vendell)
  • Ventanas (Descalza)
  • Un argentino en Eslovenia (Carlitos)
  • Velocidad de escape (Jomaweb)
  • Lecturas:
  • Lecturas anónimas

  • comentaristas dispersas (blog)